Vuelta al cole en ciberseguridad

Desde Bloomvertech nos gustaría animar a aquellas chicas que hayan decidido que su futuro se encuentra del lado de la tecnología, ¡bienvenidas!

Este año la vuelta a los colegios e institutos tras las vacaciones está sembrada de dudas. Si existe una certeza es la de que, como cada año, una nueva generación se enfrentará a la decisión de qué carrera estudiar y qué camino profesional tomar.

Entre las múltiples opciones existentes desde Bloomvertech nos gustaría destacar el sector tecnológico en general y el campo de la ciberseguridad en particular. Un camino nada sencillo en el que el aprendizaje continuo y el autoaprendizaje son dos factores clave. Por suerte, en Asturias contamos con una amplia y reconocida formación, tanto en grados como en ciclos formativos, que permite impulsar el talento en las áreas técnicas. Un ejemplo de ello es la Escuela Politécnica de Ingeniería Gijón  con más de 3000 alumnos y 8 grados en ingeniería.

Apostamos por el talento femenino

En Bloomvertech y Castroalonso estamos convencidos de que un campo de la ciberseguridad más igualitario es posible. ¡Y que mejor forma para ello que animando a las nuevas chicas bachilleres a explorar el camino de la ciencia, la tecnología y el emprendimiento!

Para lograr nuestro objetivo es necesaria una ardua labor de concienciación que comienza por brindar a niñas y adolescentes la suficiente información de forma que sean capaces de descubrir el camino de las nuevas tecnologías y decidir si su futuro se encuentra en él.

Por ello, el espacio que brinda la asociación WSTARTUPC es ideal para compartir nuestro conocimiento y experiencia, así como para dar a conocer a grandes referentes femeninos. Además, WSTARTUPC también constituye una plataforma de apoyo al emprendimiento, un ejemplo de ello es su programa de 60 becas que permiten la formación online en Sevilla y Valencia y cuyo objetivo es el de apoyar el desarrollo y crecimiento de un negocio o proyecto emprendedor: Becas WSTARTUPC.

Las futuras chicas tech que así lo deseen contarán con el apoyo suficiente para liderar una nueva etapa en la que el talento femenino se haga camino en el mundo de las TIC.

IV Inspiring W leaders in the digital Era

Del 7 al 10 de septiembre tendrá lugar el evento online organizado por WSTARTUC “IV Inspiring W leaders in the digital Era, en el que se hablará sobre nuevas tecnologías como Inteligencia Artificial o Blockchain y se darán a conocer ecosistemas y startups lideradas por mujeres.  

Nuestra Project Manager, Cristina Caldueñoformará parte de la mesa 5 el próximo día 8¡no te lo pierdas! #Reactivate #growth 

 

Vente a la nube Pepe

Vente a la nube Pepe. Porque el multicloud es la decisión ganadora. 

He dudado el título de este artículo hasta el último minuto entre “vente a la nube Pepe” y “la nube no es para mí”. Ambos con referencia evidente a clásicos del cine patrio. 

En el primer título, amigos y familiares animaban al protagonista a emigrar a un lugar nuevo que ellos entendían más ventajoso y lleno de oportunidades; mientras que, en el otro, se muda del pueblo a la ciudad para conocer la vida de sus hijos que supone han progresado. Sin embargo, pronto comprendían que el cambio que habían iniciado implicaba mucho más de lo que había previsto (o le habían contado). 

Cada vez que veo el titular de un gran proyecto de transformación digital en que se migra la carga de trabajo de un cliente a un cloud en particular (normalmente a una de las tres grandes nubes públicas) no puedo dejar de pensar si estaremos ante una decisión bien razonada o si ha sido tomada desde un despacho y sin tener en cuenta todas las implicaciones de la decisión. 

De ninguna manera estoy en contra de la nube, lo que vengo a decir es que en definitiva la nube es un servicio y cuando se contrata un servicio lo que se ha de tener en cuenta es un análisis del coste/beneficio de contratar ese servicio frente a las alternativas. 

Siendo esto así ¿Son todas las nubes iguales? ¿Hay nubes públicas más allá de AWS, Azure, Gcloud? ¿Tiene sentido separar los servicios en diferentes nubes? 

Para los ansiosos: No, sí y sí. 

¿Son todas las nubes iguales? 

No, ni muchísimo menos. Cada nube tiene unas características y servicios diferenciados. Empezando por la ubicación física real de los datos, los servicios gestionados y no gestionados que ofertan, el coste de dichos servicios o incluso los parámetros que se usan para calcular esos costes. 

¿Hay nubes públicas más allá de AWS, Azure, Gcloud? 

La respuesta es: Por supuesto. A veces perdemos la perspectiva e identificamos “la Nube” con los grandes proveedores. Para la inmensa mayoría de la población los demás son desconocidos y no me refiero sólo a pequeños proveedores. Gigantes como IBM tienen nubes con servicios tan buenos como los anteriores y sin embargo necesitan hacer grandísimas inversiones en promoción para rascar una pequeña parte del mercado. Y tras los gigantes una miríada de proveedores de todos los tamaños y con servicios más o menos estandarizados (si, hasta las nubes también ha llegado el software libre) 

¿Tiene sentido separar los servicios en diferentes nubes? 

¿Y por qué no? Es decir, si no hay una razón técnica o económica que lo desaconseje ¿Por qué no aprovechar las razones técnicas o económicas que lo aconsejen? Creo que este punto se entiende mejor con un ejemplo. 

Supongamos que tenemos una infraestructura de base en la nube de Microsoft ya que sus servicios de correo y federación nos parecieron la mejor opción en su momento; pero ahora vamos a desarrollar una aplicación de información turística, que recibe las coordenadas de geolocalización desde una app móvil y devuelve un video explicativo del monumento frente al que se está situado. Y supongamos también que el desarrollador principal del proyecto es un experto en las funciones lambda de AWS. 

¿Qué nube seleccionamos para el backend de nuestra aplicación? 

Si nos aferramos a tener toda nuestra infraestructura en una sola nube usaremos Azure puesto que ahí tenemos la infraestructura previa. Otra opción sería migrar toda la infraestructura previa a AWS y así aprovechar el “know how” del programador; pero ¿Usa la app alguno de los servicios previos? No; entonces ¿Podemos desarrollar la app para AWS y mantener el correo en Azure? Si. Mmmmmm. Parece lógico ahorrase la migración. Ya tenemos 2 nubes. 

Tras la primera semana de uso de la aplicación nos damos cuenta de que la factura de AWS es mucho mayor de lo que esperábamos y que prácticamente la totalidad de la factura corresponde al tráfico de enviar los videos a los dispositivos. Descubrimos entonces que el tráfico de AWS es N veces más caro que en un proveedor como IONOS, pero IONOS no nos ofrece la funcionalidad de las funciones lambda que el desarrollador ha usado para la aplicación. ¿No sería genial tener lo mejor de ambos proveedores? ¿Y por qué no? De AWS tenemos la disponibilidad y el cómputo que transforma las coordenadas en un identificador de un video y desde IONOS servimos los videos. 3 nubes. 

Como se puede ver los titulares del tipo “la empresa X migra su carga de trabajo a la nube Y” que decía al principio, son tan generalistas que difícilmente tendrán en cuenta detalles técnicos de proyectos concretos y resultarán en ineficiencias técnicas o económicas. 

COVID y Justicia telemática: la irrupción de la disrupción

Tras la publicación el pasado 28 de abril del Real Decreto-ley 16/2020, de las medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de la Justicia, se otorga preferencia al uso de las herramientas telemáticas en la celebración de los actos procesales durante el estado de alarma y los tres meses posteriores, salvo en aquellos procedimientos que, por su gravedad, se estime necesaria la presencia física del acusado.

Un salto tecnológico que se constituye, tras la lectura del Real Decreto-ley y de las directrices europeas alineadas con la dinamización de actos judiciales, como el principal foco de incertidumbre por su falta de concreción acerca de las pautas y procedimientos tecnológicos que han de considerarse con objeto de no limitar las garantías procesales.

La simbiosis de los equipos de trabajo: una cuestión procesal y tecnológica

Alinear las herramientas telemáticas con el proceso judicial es crucial para el éxito de la transformación digital. Para conseguirlo, se ha de trabajar con equipos colaborativos y transversales capaces de compartir un mismo lenguaje y una misma visión de las necesidades y de los medios para llevarlas a cabo con criterios de eficacia, eficiencia y usabilidad.

Garantizar la grabación de las vistas o gestionar los roles y sus respectivas intervenciones son cuestiones acuciantes, como también lo es garantizar la seguridad de las comunicaciones por cualquiera de las dos vías posibles hoy día.

La primera admite la utilización de productos comerciales que cifren la información de extremo a extremo con herramientas de código cerrado y bajo la propiedad de una determinada marca comercial; la segunda, supone escoger entre el desarrollo interno o la adaptación de herramientas de código libre en las que para la gestión habrá de existir en todo momento un rol de moderador y por tanto, un control único de la vista, de las grabaciones y de las salas de espera donde aguardan los testigos a la vista.
Pero su implantación no es sólo técnica sino también pedagógica: además de la formación, habrá de atenderse también a la importancia de la concienciación de los usuarios. Otro punto crucial será el acceso a la gestión documental requerida durante todo el proceso judicial, garantizando siempre la trazabilidad y la custodia de todos los datos almacenados.


Gestionar la incertidumbre

La migración hacia un sistema telemático entendemos no debe ser una medida de carácter excepcional ligada exclusivamente a la situación de crisis generada por el COVID-19, sino un acicate para adaptar la Justica a la realidad actual, así como una oportunidad para dotar de seguridad jurídica a una tendencia –la de los juicios online– ya explorada en otros países de nuestro entorno.

Su implementación no supondría solamente un ahorro evidente en costes y tiempos, sino también una mayor protección y seguimiento de todo el proceso a través de la tecnología: el despliegue de una política proactiva de ciberseguridad supondría un gran escudo de protección ante filtraciones con gran impacto mediático (documentos, imágenes e incluso vídeos).

Sabemos que la simbiosis legal-tecnológica es posible porque lo vivimos cada día en Castroalonso. La innovación y el continuo desarrollo e integración de las tecnologías de gestión, las videoconferencias y la ciberseguridad aportan soluciones escalables, flexibles y seguras para acometer la próxima transformación de la Justicia.

Derecho a la desconexión digital y teletrabajo

El teletrabajo en España, regulado en el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores, ha pasado de ser una opción por la que pocas empresas apostaban (un estudio realizado por InfoJobs en septiembre del 2019 señala que solo el 19% de la población activa afirma que en su empresa está permitido realizar teletrabajo, aunque en más de la mitad de los casos, sólo en ocasiones puntuales. A su vez, un estudio de Adecco publicado a principios de este año atribuye al teletrabajo un porcentaje del 7,9% del total de ocupados el cuarto trimestre de 2019) a ser una de las medidas estrellas adoptadas por un gran número empresas para poder continuar con su actividad pese a la situación actual que estamos viviendo por la crisis mundial producida por el efecto de la expansión del coronavirus.

Si bien el teletrabajo se presenta como una de las opciones que más facilitan la conciliación laboral y que permiten obtener más beneficios a las empresas, es muy importante controlar los tiempos de trabajo en esta modalidad, puesto que en caso contrario, podemos estar conectados todo el día, caer en la “trampa” de que el teletrabajo supone estar a plena disposición horaria por parte del trabajador. Esta “hiperconectividad” puede llegar a ocasionar problemas de estrés y ansiedad.

Por todo ello, directamente relacionado con el teletrabajo, es imprescindible apelar al derecho a la desconexión digital, un derecho que Francia o Bélgica incluye desde hace años en su legislación para regular su práctica, y ahora España se suma también. El derecho a la desconexión digital fuera de la jornada laboral viene contemplado en la Ley Orgánica de Protección de Datos y Derechos Digitales (LOPDGDD), de 5 de diciembre de 2018, y pretende garantizar el descanso del empleado.

Además, impone determinadas obligaciones a las empresas, como el deber de elaborar políticas internas que definan para toda su plantilla la manera en la que se va a llevar a cabo el derecho a la desconexión digital, así como establecer las acciones de formación y de sensibilización que permitan la conciliación entre la vida laboral y personal o familiar, y la protección de la salud del empleado. Es evidente que el teletrabajo, bien gestionado, supone grandes ventajas tanto para el trabajador como para las empresas y, por ende, para la sociedad.

Entre sus beneficios se encuentra la promoción de la autonomía del trabajador, ahorro en los tiempos de desplazamiento con aumento de la productividad relativa, reducción de costes empresariales ligados a mantenimiento de infraestructuras, suministros y servicios, así como proporcionar la integración de personas con discapacidad o atracción de talento. Por el contrario, y como ya adelantamos, es necesario establecer las rutinas y políticas que permitan la desconexión del trabajador y la mejor integración de la vida laboral y familiar, para evitar el desgaste del capital humano y el ‘síndrome del trabajador quemado’.

Pese a lo anterior, el Estado de Alarma ha sido una circunstancia excepcional, temporal, y su carácter finito abre una gran incógnita respecto a qué sucederá con este hábito de empleo a distancia una vez que finalice este escenario de confinamiento y post confinamiento en el que vivimos.

Una cosa está clara, el COVID-19 ha hecho más méritos por el teletrabajo en este país que todas las políticas y regulaciones concebidas hasta la fecha. Confiemos en que todo lo aprendido no caiga en el olvido una vez que superemos la pandemia.

Apuesta infinita y valiente por la innovación

El trabajo remoto es tendencia y realidad hoy en día. Rubén Fernánez, responsable del departamento de marketing & business transformation en Bloomvertech, reflexiona sobre esta nueva realidad en un artículo para Conecta Industria: Apuesta infinita y valiente por la innovación.

A continuación, el artículo completo:

El 2020 quedará marcado a fuego en nuestra memoria. El año del confinamiento, de la enfermedad, de la incertidumbre y también del tiempo en el que todos tomamos consciencia de que innovación y tecnología se daban la mano para facilitarnos la vida y fomentar la economía colaborativa. Aunque la preocupación por la crisis en que nos ha sumido la COVID-19 se extienda a todos los sectores, es una evidencia que la pandemia ha sido rotunda con la actividad empresarial: en las semanas más duras, sólo las empresas con cierto grado de digitalización pudieron continuar su actividad.

Nunca hubiéramos podido imaginar que el teletrabajo, una ficción para buena parte de los trabajadores en España, tomaría su protagonismo actual. Hoy, el trabajo en remoto es tendencia y realidad. Una solución que, si bien abre un nuevo espectro de posibilidades para empleados y empresas, también entraña nuevos riesgos que debemos encarar.

Habilitar Escritorios remotos virtuales, supone en primer lugar la necesidad de contar con una infraestructura de seguridad adaptada. Cuando aumentamos el perímetro de acción de nuestro negocio, crece parejo a él la inseguridad. Por ello, siempre remarcamos que es vital contar con una política interna de ciberseguridad que proteja no sólo la estructura informática, sino también nuestros Derechos digitales y los mayores activos con que contamos: la protección de los datos y la propiedad intelectual e industrial.

Se habla de que vivimos tiempos de transversalidad, y no podemos más que asentir porque hace tiempo que somos pioneros en estas lides y apostamos con decisión por la fusión jurídico-tecnológica en nuestra estrategia corporativa. Una apuesta por la Ciberseguridad y el Derecho tecnológico como ejes vertebradores de un entramado que hoy entremezcla asuntos de ética, privacidad, legislación y seguridad.

Debemos colaborar para evitar más cierres que dañen a nuestro tejido productivo

Hoy, las empresas invierten, se arriesgan, son valientes y luchan por sobrevivir. En el Derecho Mercantil contamos con instrumentos que facilitan la adaptación a la nueva situación post-COVID y salvaguardan la actividad empresarial, bien a través de reestructuraciones o mediante la negociación de los pre-concursos de acreedores. publicidad

Comenzábamos hablando de cómo estos meses nos han obligado a reflexionar acerca de nuestras vidas y nuestros negocios, y me gustaría despedirme con dos apuntes: el primero es que hemos de devolver a la Innovación y la Investigación el protagonismo que les corresponde en la estrategia corporativa y la segunda es que la innovación es infinita y siempre devuelve sus frutos cuando le damos la oportunidad.

Teletrabaja de forma segura con Bloomvertech

Teletrabajar de forma segura y eficiente es posible gracias a la herramienta VDI (Virtual Desktop Infrastructure) alojada en nuestro centro de datos y protegida con nuestro SOC.

En el blog de Bloomvertech ya habíamos hablado sobre la nueva realidad del teletrabajo: ¿Está la ciberseguridad empresarial preparada para el repentino trabajo a distancia?. Para trabajar de forma remota sin comprometer las infraestructuras y la información corporativa es necesario contar con las soluciones de seguridad más adecuadas, ¿quieres saber cuál es la mejor forma de teletrabajar?

Nuestro servicio VDI

La tecnología VDI consiste en hospedar el escritorio de nuestros clientes en una máquina virtual, la cual opera desde nuestros servidores seguros. Esto nos proporciona la posibilidad de proveer un servicio de teletrabajo con las siguientes características:

    • Monitorización de seguridad 24*7 desde nuestro SOC
    • Navegación segura
    • Comunicaciones unificadas
    • Ciclo de parcheo gestionado
    • Copias de seguridad de la información (backup)
    • Carpetas compartidas
    • Gestión centralizada de contraseña
    • Antivirus gestionado
    • Búsqueda de vulnerabilidades
    • Posibilidad de housing\hosting de servidores corporativos en la misma red segura

Nuestros escritorios virtuales pueden ser de dos tipos: persistentes (personalizados para cada usuario, al igual que los equipos trabajo comunes que podemos encontrar en una oficina) o volátiles (en los que cada vez que el usuario finaliza la sesión se revierten a su estado inicial, conservando la información generada en la sesión).

Este último tipo de escritorios ofrecen un extra de seguridad ante ciertos tipos de ataques, como por ejemplo los tan conocidos ataques de ransomware, evitando la propagación del código malicioso gracias a su capacidad de volver a su estado original.

¿Por qué los escritorios virtuales son la mejor solución de teletrabajo?

Llegados al punto en el que el confinamiento nos ha obligado a teletrabajar, gran parte de los usuarios no son conscientes de que exponer sus escritorios directamente a Internet supone un punto de entrada ideal para los atacantes. Desde el punto de vista tanto de la seguridad de la información como de la ciberseguridad, esta es la peor de las soluciones. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ya alertaba hace un año de este peligro: ¿Es seguro tu escritorio remoto?

Una de las soluciones de teletrabajo mayormente adoptada en las corporaciones para paliar este peligro ha sido el empleo de VPNs (Virtual Private Networks), las cuales proporcionan un canal de comunicación seguro entre la red doméstica del trabajador y la red empresarial. No obstante, esta medida plantea dos inconvenientes:

    • Acercar una red desconocida y no controlada a la red empresarial
    • Generalmente, los dispositivos desde los que accede el teletrabajador no cumplen las políticas de seguridad que se han definido por la empresa: actualizaciones periódicas, uso de antivirus…

Finalmente, esto nos lleva a la solución óptima, los VDI. Una herramienta que, como hemos comentado antes, nos permite hospedar los escritorios de los usuarios en un entorno seguro y aislarnos de las posibles vulnerabilidades del equipo domestico final.  

Esta solución no solo es la mejor desde el punto de vista de la ciberseguridad, si no que cuenta con muchas otras ventajas, como, por ejemplo:

    • Capacidad de cómputo superior a la de un ordenador de sobremesa común: esto es debido a que toda la carga de procesamiento recae en nuestros servidores y no en los ordenadores personales de cada trabajador.
    • Ahorro en costes: derivado del punto anterior ya que se reduce la inversión en hardware.
    • Movilidad: permite acceder al entorno de trabajo desde cualquier dispositivo, generalmente haciendo uso de un navegador web.
    • Escalabilidad: un factor muy importante cuando hablamos del mundo de TI. Es posible crear y eliminar escritorios virtuales con mucha facilidad.

(Tele)trabaja con VDI

Ofrecer el servicio de escritorios virtuales nace en Bloomvertech durante el confinamiento con el propósito de brindar una forma segura de trabajar desde casa a nuestros usuarios.

No obstante, ahora que sabemos en qué consisten los VDI, es importante mencionar que el empleo de estos puede extrapolarse a cualquier ámbito de trabajo. Los usuarios pueden disfrutar de las ventajas de los escritorios virtuales conectándose desde su casa, su oficina o cualquier parte.

Inspirando a mujeres líderes en la era digital

¿Hablamos sobre la figura de la mujer emprendedora en la era digital?

Apostamos por el talento y liderazgo femeninos en el sector tecnológico y, por eso, te invitamos a unirte al recién creado chapter asturiano de la comunidad W STARTUP C.  

Cristina Caldueño -Directora de Proyectos de Castroalonso y Bloomvertech-, será la impulsora de este grupo emprendedor femenino e inclusivo en el Principado. Además, formará parte del evento de presentación online que se celebrará el próximo 29 de julio, de 12 a 13:30 horas.  

¡Echa un ojo a nuestra agenda, no te lo puedes perder!

Agenda del evento

    • Inauguración

Carme Artigas – Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

    • Participantes

Teresa Mº Alarcos Tamayo – Presidenta y fundadora de W STARTUP Community

Representante de la conserjería de Innovación del Principado de Asturias

Cristina Caldueño – Directora de proyectos en Bloomvertech y Castroalonso. Líder del chapter asturiano W STARTUP Community

    • Ponentes

Susana Pascual – CEO de PixelsHub, mujer emprendedora de referencia en España por El Referente

    • Modera

Alicia Suárez Hulton

Inscripción

https://us02web.zoom.us/webinar/register/5615942809588/WN_lta3tVcRQpWfl8fHlCQkTQ

¿Por qué son necesarias iniciativas como esta?

Es una realidad que sólo un 12% del sector TIC está representado por mujeres en España, y un 18% en todo el mundo. Si, además, hablamos de cargos que impliquen una mayor responsabilidad estos porcentajes decaen considerablemente. Unas cifras que preocupan mucho debido a la digitalización de nuestra sociedad y a un futuro en el que la mayoría de los puestos de trabajo que se generen estarán relacionados con las nuevas tecnologías.

Según un informe publicado por la consultora A.T. Kearney la brecha de genero existente en nuestro país provoca una pérdida de riqueza equivalente al 15% del producto interior bruto (PIB). Y, a lo que al mundo tecnológico se refiere, las startups fundadas y lideradas por mujeres son económicamente más rentables, pero reciben una menor financiación.

La inclusión de mujeres en puestos de trabajo tecnológicos y el apoyo al emprendimiento femenino es condición necesaria, no solo para aportar nuevos e innovadores puntos de vista, sino también para crear productos cada vez más inclusivos. Si las tecnologías emergentes de aprendizaje automático como, por ejemplo, el “machine learning” o el “deep learning”, interactúan mayoritariamente con datos generados por perfiles masculinos, es inevitable que estas contengan sesgos de género.

¿Cómo podemos crear un sector tecnológico más igualitario?

La labor de mejorar estas cifras recae en un largo proceso que comienza en los centros de formación como escuelas e institutos, fomentando entre las niñas la pasión por las nuevas tecnologías, y finaliza en las pequeñas y medianas empresas, en las grandes multinacionales y en las instituciones públicas apoyando eventos, proyectos e ideas innovadoras.

Asturias como referente del emprendimiento femenino

Para crear un sector más igualitario no debemos irnos muy lejos, Asturias cuenta con un gran talento femenino en el ámbito STEM, una buena oferta formativa y un sector tecnológico que comienza a despegar. Asociaciones como W STARTUP C pretenden unir estos puntos con la finalidad de convertir nuestra comunidad autónoma en un referente tanto a nivel español como europeo.

¡Estamos construyendo una nueva generación de mujeres emprendedoras en tecnología, únete a nosotros!

 

Patrocinio de las jornadas «II encuentro de ENS»

El centro criptológico nacional (CCN) celebró el pasado 24 de junio su segundo encuentro del Esquema Nacional de Seguridad en el que se conmemoran los 10 años de este Real Decreto.

El ENS tiene como finalidad última determinar la política de seguridad en la utilización de medios electrónicos, y, para ello, cuenta con 75 medidas de seguridad resumidas en tres grandes ámbitos: medidas de protección, marcos organizativos y operaciones.

Desde Bloomvertech y Castroalonso colaboramos con este evento formando parte de sus patrocinadores. Si quieres saber más a cerca de él puedes hacerlo a través del siguiente enlace: II encuentro de ENS.

Proyecto Nébula

Nébula, una aplicación de recolección, análisis y publicación de indicadores de compromiso, desarrollada por el equipo de Bloomvertech, cuya finalidad es la de detectar dominios maliciosos ante los ataques de phishing. Sus principales características son:

    • Un agregador de IOCs flexible, que irá modificándose y adaptándose a las nuevas campañas de phishing.
    • Un sistema colaborativo que basa su eficacia en la cadena de validación mediante analistas asociados a BloomverTech.
    • El usuario final puede consultar gratuitamente su base de datos mediante portal web (https://nebula.bloomvertech.com/) o mediante API, previa solicitud.

Si quieres conocer más en profundidad esta nueva herramienta puedes leer la siguiente entrevista, realizada por Innovasturias, a nuestro CISO Facundo Gallo: Proyecto Nébula.